SERVICIO TÉCNICO: CÁMARAS FOTOGRÁFICAS

Reparación y Limpieza de Cámaras Digitales

En NeaCam nos centramos principalmente en la reparación de cámaras fotográficas profesionales, ‘bridge’ y compactas, y sus accesorios anexos, tales como flashes, objetivos, etc.

Prestamos servicio técnico y mantenimiento de cámaras fotográficas de marcas como Sony, Canon, Fuji, Olimpus, entre otras.

Nuestros laboratorios están confeccionados y optimizados para brindar un servicio de alta calidad de la mano de profesionales calificados. Además podrás informarte en casa paso del procedimiento mediante nuestro sistema de seguimiento online.

Cámara reflex
limpieza de cámara

Mantenimiento y limpieza

La limpieza de una cámara profesional es primordial para extender su vida útil tanto de las ópticas como de su sensor de imagen, es la labor de mantenimiento más delicada de una cámara digital. Un solo grano de arena puede trabar engranajes vitales o rayar irreparablemente una superficie o rodamiento.

Aseguramos la calidad profesional de su trabajo.

En Neacam ofrecemos un servicio de limpieza de sensor en el acto, 100% seguro y efectivo, tanto para cámaras Reflex como para Bridge y Compactas.

Consejos útiles

Tips para un correcto procedimiento de limpieza

¿Qué necesitas?

Pincel blando de cerdas sintéticas, pera de aire, guantes de latex, alcohol isopropílico y una gamuza de microfibra.
Puedes adquirir tu kit de limpieza completo en NeaCam.

1

Soplado con la pera de aire

Lo primero que haremos es eliminar partículas que pudieran estar depositadas sobre el filtro o sobre el objetivo y que pudieran rayar cualquiera de los elementos si frotamos sobre ellos. Para ello, sujetaremos el filtro con una mano y la pera de aire con la otra, soplando con la pera inclinada 45° desde el centro hacia los lados.
2

Limpieza con el pincel

Una vez que hayas soplado a conciencia con la pera de aire, ha llegado el momento de limpiar con el cepillo. En suaves pasadas, sin presionar, ve repasando la superficie en movimientos circulares, del centro a los extremos. a continuación repasa los bordes limpiando hacia fuera, para sacudir las partículas que hubieran podido quedar en el borde. Repite el proceso por los dos lados del filtro y en el objetivo, repasando también la tapa.
3

Limpieza con el líquido

Una vez que hayas realizado una inspección ocular y comprobada que no hay partículas visibles que puedan rayar el filtro o el objetivo, ha llegado la hora de limpiar con el líquido. Para ello vamos a mojar un poco una de las gamuzas con el alcohol isopropílico. De este modo controlaremos la cantidad de líquido que utilizamos.

Con la gamuza mojada, ve limpiando la superficie con movimientos circulares, de dentro hacia fuera. Repasa bien los bordes, que es donde se suele acumular el polvo, y realiza tantas pasadas como necesites, hasta que veas que tanto el filtro como el objetivo están limpios.

Una vez que lo hayas repasado bien, coge la segunda gamuza y seca bien el filtro por los dos lados. Lo mismo cuando limpies el objetivo.

Ya solo queda mirar bien el filtro y el objetivo para comprobar que ha quedado bien.

Limpieza de cámara
CONSULTAS